¿Problemas para dar el pecho a tu bebé? Te ayudamos con 5 consejos para madres primerizas

Nutrición

Muchas madres sufren un poco de preocupación e incluso presión por el tema de no saber dar bien el pecho a sus pequeños. Sabemos que adaptarse es difícil.
Dar el pecho a tu bebé es una experiencia única. Si eres primeriza, es probable que te surjan muchas dudas al respecto. Es importante que sigas las recomendaciones del pediatra, que será quien realice un seguimiento personalizado de tu situación y tus necesidades particulares.
Dicho esto, a continuación detallamos algunas pautas generales que te pueden ayudar a tener una idea más completa de la lactancia materna.

¿Problemas para dar el pecho a tu bebé? Te ayudamos con 5 consejos para madres primerizas

5 Claves para amamantar:

1. Ofrécele pronto el pecho
Es importante que a tu bebé le des el pecho lo antes posible y, sobre todo al principio, acerca tu pecho sin forzarlo y su instinto hará el resto. No es aconsejable que le presentes chupetes ni biberones, ya que posteriormente podría agarrar el pecho con menos eficacia y causar problemas de grietas en el pezón, inflamación de la mama y falta de leche.

2. ¿Cuándo le doy el pecho?
En cuanto al horario, se recomienda no establecer uno fijo y ofrecer el pecho según lo pida el bebé. A partir del primer mes se puede dar entre unas 5-6 veces cada 3-4 horas con descanso nocturno de 6-8 horas. No es aconsejable despertar a tu bebé cuando duerme, ni retrasar la toma cuando tenga hambre porque aún no es la hora. Debes ser muy flexible.

3. El tiempo de cada toma
El tiempo que se necesita para completar una toma varía según el bebé, la madre, la edad e incluso de una toma a otra. Lo ideal es que la toma dure hasta que el niño suelte de forma espontánea el pecho. Algunos bebés sólo maman de un pecho y otros toman de ambos, pero es preferible vaciar cada uno de ellos completa y alternativamente para evitar un cúmulo de leche que podría provocar la inflamación del pecho.

4. Comodidad para los dos
Es fundamental que ambos os sintáis cómodos, elegir un lugar agradable, un sillón, una mecedora. Debes tener la espalda recta para no dañar la columna y que no tengas presión muscular, apoya los brazos para no tener que soportar todo el peso del bebé en tensión, puedes ponerte un cojín, o los brazos del sillón también te pueden servir.

En cuanto a la postura del bebé, este debe estar alineado y enfrentado a tu barriga, además el pezón debe dirigirse a la nariz. Los labios tienen que estar muy abiertos para que sean como una ventosa y que se haga un acople perfecto. Si las mejillas están hinchadas es símbolo de que están mamando bien. Si el niño se queda durmiendo y ya no quiere comer más, debemos presionar el pecho con el dedo meñique y sacar con mucho cuidado el pezón de su boca sin que se despierte.

5. El pecho es suficiente
Habitualmente, el recién nacido que toma el pecho no requiere más líquidos que los que obtiene de la leche, no es necesario ni recomendable que le des agua ni suplementos sin consultar al pediatra.

Compartir

Contenido relacionado: