Llega un hermanito

Momentos en familia

Hasta ahora él era el único foco de atención, disponía de todo vuestro tiempo, era el que os hacía reír o enfadaros… Pero le ha salido un rival, un competidor muy exigente. Es normal que ante la llegada de su hermanito se sienta celoso. Tú puedes ayudarle.

Llega un hermanito

Comprensión y cariño. Es lo que tu hijo necesita al estrenar su nuevo cargo de “hermano mayor”. Ten en cuenta que es lógico que sienta invadido su terreno cuando el bebé llega a su vida. No te sorprendas si le notas actitudes como las que enumeramos a continuación, aunque no te gusten:

- Dedicarle alguna mala palabra al nuevo miembro de la familia, empujarle o pellizcarle.
- Llamar la atención de manera inadecuada, con pataletas, mal comportamiento, contestaciones fuera de lugar, travesuras…
- Sufrir retrocesos en hábitos que ya controlaba, como hacerse pis de nuevo, dejar de comer solo, pedir el chupete, despertarse por las noches…
- Tranquila, si actúas correctamente, estas situaciones serán pasajeras:

Explícale que el bebé necesita muchas atenciones (como él cuando era un bebé) y que le agradeces mucho que te ayude y que entienda que a veces no puedas estar con él aunque te encantaría.
Hazle saber que le sigues queriendo exactamente igual que antes y que él siempre será “tu niño mayor”.
Muéstrale muy efusivamente tu orgullo cuando haga cosas típicas de “mayor”, y si se comporta como si fuera más pequeño, no le des importancia.
Aprovechad los momentos en los que el bebé está descansando (o cuando papá y tú podáis turnaros en su cuidado) para dedicarle un rato de juego en exclusiva.

Compartir

Contenido relacionado: