La tetina más adecuada

Nutrición

Tan importante como el agua o el tipo de leche que emplees en el biberón de tu pequeño es la tetina con que se lo des. Siempre debe estar adaptada a su edad.

Todo influye para que tu pequeño no deje ni gota en el biberón. La tetina es fundamental pues va directa a su boca, y si no es de su talla o el tacto no le resulta agradable, lo rechazará, por muy rica que esté la leche. Por tanto, atenta a estas indicaciones:

La tetina más adecuada

Si tu hijo es muy pequeño, elige una que se asimile a la forma del pezón, con filtro regulable y válvulas anticólicos y antirregurgitaciones.
Para niños más mayores, el orificio de salida será distinto según la consistencia del alimento que tome.
Las encontrarás fabricadas en caucho o silicona. Las de caucho son más resistentes, algo más caras y absorben el agua. Cuando se hinchan y se vuelven opacas tienes que cambiarlas.

Las de silicona son más elásticas y, como no retienen líquido, se alteran menos. Son mucho más blandas, por lo que no están indicadas para los niños a los que les empiezan a salir los dientes, por el riesgo de desgarro y atragantamiento que existe.
El agujero de la tetina debe permitir una salida lenta de la leche, en forma de goteo continuo, pero no de chorro, lo que también disminuirá el riesgo de atragantamiento.

En cualquier caso, cámbialas cuando parezcan gastadas, pegajosas o con grietas.

Compartir

Contenido relacionado: