La introducción de las verduras

Nutrición

La introducción de las verduras

El destete también se puede comenzar con las verduras, siempre que se elijan las que tienen un sabor más suave, como las zanahorias, el puerro o el calabacín, y complementadas con patatas o arroz.

Los primeros purés pueden elaborarse a base de zanahorias y patatas (hervidas o al vapor), condimentadas con una cucharadita de aceite de oliva virgen extra. Más adelante, y de forma gradual, se puede aumentar la consistencia del puré y enriquecerlo con otras verduras o legumbres como las judías verdes, llegando a componer una pequeña menestra en el transcurso de unas cuatro o cinco semanas. No se aconsejan otras legumbres en esta primera introducción, debido a las posibles molestias digestivas que puedan ocasionar.

Algunos consejos

No se debe añadir sal a los purés, ya que una toma excesiva de sal en la infancia puede provocar que se desarrolle hipertensión en etapas posteriores de la vida.
Utilizar aceite de oliva para su elaboración, rico en ácidos grasos monoinsaturados, beneficiosos para su salud y con presencia de ácidos grasos esenciales, omega 3 y omega 6.
Las verduras, como las frutas, deben lavarse cuidadosamente bajo el chorro de agua corriente, limpiándolas con las manos para eliminar cualquier residuo de tierra o polvo.

Compartir

Contenido relacionado: