La introducción de las legumbres

Nutrición

La introducción de las legumbres

Las legumbres son un alimento muy nutritivo y adecuado para los niños, por lo que es aconsejable introducirlas en su dieta en el momento preciso, y siguiendo algunas indicaciones, como dárselas cocidas y en puré, junto con verduras, e introducirlas paulatinamente. Según las últimas recomendaciones, y debido a su alto valor nutricional, son aptas para bebés alrededor del octavo meses, preferiblemente añadidas a los purés de verduras. Las judías verdes, los garbanzos y las lentejas son las primeras legumbres que se le pueden dar al niño. Más adelante, cuando el pequeño las tolere bien, se podrán introducir alubias. Al principio, se deben dar al niño siempre cocidas y trituradas, en cremas y purés para, a partir del año, empezar a ofrecérselas enteras.

Sus beneficios

Ricas en hidratos de carbono, lo que las convierte en una fuente importante de energía,
y en proteínas, que alcanzan su máximo valor nutricional cuando se acompañan de las contenidas en los cereales (pasta o arroz), con las que se integran a la perfección.
Ricas en fibra y minerales, en especial, hierro, potasio, fósforo y selenio

Compartir

Contenido relacionado: