La importancia de los abuelos en la vida del niño

Momentos en familia

El rol de los abuelos en la vida de los nietos ha ido cambiando a medida en que la esperanza de vida, y la calidad de la misma aumenta, así como cambia el reparto de roles y tareas entre todos los miembros de la familia.

Los abuelos valen su peso en oro, si se tienen cerca y gozan de buena salud suponen una constante ayuda en el día a día de padres y madres para los que la vida supone un reto de planes y distancias difícil de solventar sin este valioso apoyo. ¿Pero hasta qué punto ha cambiado el rol de nuestros abuelos en la vida familiar?

La importancia de los abuelos en la vida del niño

En primer lugar, es importante resaltar que la esperanza de vida aumenta y con ella las posibilidades de contar con unos abuelos sanos y fuertes por más tiempo. Aún estamos en una generación en la que los padres fueron progenitores jóvenes, por lo que son abuelos también jóvenes. Es posible que dentro de unos 20 años las tendencias cambien, ya que el acceso a la paternidad o maternidad se retrasa y con él, también la edad de ser abuelos/as. Pero sigamos hablando de la generación de hoy.

Nuestros hijos cuentan con unos abuelos que fueron padres jóvenes, y que con un poco de suerte habrán llegado a los cincuenta y largos o sesenta y pocos con buena salud. Esta ventaja generacional se incrementa y convierte en un beneficio si tenemos en cuenta que las actuales circunstancias económicas, con el acceso al mercado laboral de la mujer de una manera ya estandarizada, hace que los hijos requieran más que nunca de la atención de sus abuelos. Un abuelo se convierte en esa persona que recoge a los pequeños del trabajo y pasa con ellos una media de 3-6 horas al día, mientras que los padres están cuidando de sus respectivas obligaciones laborales.

Mi hijo pasa mucho tiempo con sus abuelos ¿Es eso malo?
Esta es una pregunta común entre madres y padres primerizos. Según los expertos en psicología, no tiene que ser ni bueno ni malo, todo dependerá del rol que adquiera el abuelo en cuestión. Normalmente un abuelo suele adoptar un perfil más amable, cercano y permisivo que un padre, sin embargo, para estos abuelos que pasan mucho tiempo con sus nietos, convirtiéndose en un apoyo educativo y referencia parecida a la paterna, es necesario advertirles de que ese rol de ‘abuelo permisivo’ no lo pueden desarrollar de la misma manera. El rol se irá haciendo más responsable a medida en que las horas que un abuelo pasa con sus nietos aumentas, y son más productivas. Pero no hay por qué preocuparse, un abuelo antes fue padre, y sabe perfectamente cambiar de roles según sean las circunstancias.

Eso sí, por mucho que un abuelo ejerza muchas veces de padre, debemos reservar siempre una parcela de esa relación abuelo-nieto para la ternura, los juegos y la permisividad. Un abuelo siempre debe ser un abuelo, ya que es una figura importante que queda marcada a fuego en la retina y corazones de todos los niños. El equilibrio entre un abuelo-padre responsable, y ese abuelo tierno y desenfadado ayudará a los niños a vivir una infancia feliz y acompañados.

Compartir

Contenido relacionado: