Cómo ayudarle a eructar tras la toma

Nutrición

Se vuelve casi una obsesión. Que tu hijo expulse los gases después de tomar el pecho o el biberón es para ti fundamental. Pero hay veces que ya no sabes qué hacer para conseguir que eructe.

Cómo ayudarle a eructar tras la toma

Para que no tenga gases, ni regurgite ni vomite, y pueda estar tranquilo y conciliar bien el sueño. Por todo eso te tomas un tiempo para que tu bebé expulse el aire que haya tragado durante la toma después de comer. Pero ten en cuenta que los bebés no siempre necesitan eructar, porque no siempre tragan aire. Si tu hijo está bien colocado al pecho o cuando le das el biberón procuras que la tetina esté llena de leche y tenga un flujo adecuado, es posible que ingiera muy poco aire. De cualquier forma, sigue estos consejos:

Espera a que haga una pausa en la toma para conseguir que eructe. No le interrumpas tú. Si pasados unos minutos no eructa, no insistas, y continúa con la toma.
Al final de esta, dedícale más tiempo, unos 10-15 minutos, a esta operación.
Pon una toallita sobre tu hombro o tu regazo por si además de los gases expulsa algo de alimento.
Hay tres posturas que facilitan la expulsión de aire:

Colócale en posición recta con la cabeza sobre tu hombro. Sujétale la cabeza y el tronco con una mano y con la otra dale suaves golpecitos en la espalda.
Sentado sobre tus piernas, haz lo mismo que en la posición anterior.
Boca abajo sobre tu regazo, sujétale la cabeza con una mano, siempre procurando que esta esté más elevada que el tronco. Dale suaves golpes o masajes en la espalda.

Compartir

Contenido relacionado: