Adiós al pañal

Desarrollo del bebé

El control de esfínteres será un gran avance para él y una liberación para ti. Pero para abandonar los pañales tu hijo tiene que mostrar una serie de señales que te indiquen que es el momento de intentarlo.

Todo a su tiempo. Por muchas ganas que tengas de que tu pequeño estrene esa ropa interior tan divertida que le has comprado, no debes adelantarte a quitarle los pañales si no está lo suficientemente preparado.

Adiós al pañal

Para conocer que ha llegado el momento oportuno, tendrás que observarle. Más que en la edad, fíjate en otras cuestiones como:

- Pasa muchas horas con el pañal seco.
- Hace pis de una vez y de forma abundante, y no a poquitos.
- Sus gestos y movimientos te indican que tienes ganas de hacer pis.
- Te pide que le cambies en cuanto se nota mojado.
- Es capaz de obedecer órdenes sencillas, sabe comer solito…
- Si gran parte de estas señales se cumplen, y tiene alrededor de 18-24 meses, es hora de poner manos a la obra.

- Id juntos a comprar un orinal o, si lo prefiere, un reductor de váter, para que elija el que más le guste.
- Siéntale cada dos horas en el orinal y espera cinco minutos. Si pasado ese tiempo, no ha hecho nada, lévantale y no le riñas. Inténtalo de nuevo más tarde.
- Cada vez que utilice correctamente el orinal, felicítale con efusividad. También puedes poner una pegatina en un calendario para que él vea sus logros y los pueda mostrar a los demás.
- Nunca le regañes o castigues si tiene algún escape. Piensa que son involuntarios y que nadie más que él quiere que no se produzcan.
- No retrocedas. Si ya le has quitado el pañal, no tengas la tentación de volvérselo a poner cuando os vayáis a la calle porque tenga algún escape; es mejor que lleves una muda de repuesto por seguridad.

Compartir

Contenido relacionado: